Primer Doctor

El Primer Doctor fue, según él mismo, la encarnación «original» del Doctor. De personalidad orgullosa, a menudo criticaba a aquellos a los que consideraba primitivos en comparación con su intelecto. Sin embargo, cuando empezó a viajar junto con acompañantes, pasó a ser más compasivo, con una calidez y un agudo sentido del humor que compensaba su naturaleza egocéntrica, llegando incluso a ser visto como un mentor y guardián en sus últimos años. En principio una persona complicada y cascarrabias, el Primer Doctor se acabó convirtiendo en alguien más agradable y alegre, atento al cuidado de otros y con un sentido de la justicia en un universo lleno de maldad.

Los primeros compañeros que tuvo fueron su nieta Susan Foreman y sus profesores secuestrados, Ian Chesterton y Barbara Wright. Se despidió de Susan a su contra para que tuviera una vida más feliz con un hombre del que estaba enamorada. Más tarde, durante un enfrentamiento con los Daleks, el Doctor utilizó una de sus cápsulas del tiempo para devolver a Ian y a Barbara a su propia época, algo que él no hubiera podido hacer con la TARDIS.

Después de que se fuera Susan, el Doctor conoció a una nueva compañera, Vicki Pallister. Como le recordaba a su nieta, la vio como una sustituta para ocupar su lugar durante los viajes con Ian y Barbara. Vicki dejó la compañía del Doctor, sintiendo que su momento con él se había acabado y que tenía que seguir adelante.

Poco después de la partida de Ian y Barbara, el Doctor consiguió a un nuevo compañero, Steven Taylor, con quien tenía una relación relativamente incómoda. Steven era borde con él, culpándolo de la muerte de Katarina y Sara Kingdom, y perdonándole al final. Dodo Chaplet se unió a ellos más tarde en sus viajes. Al final, Dodo se lesionó en una aventura y decidió quedarse en casa, mientras que Steven decidió quedarse para ayudar a una civilización que habían encontrado. El Doctor tuvo dos compañeros más, Ben Jackson y Polly Wright, que eran más amables con él; quería impedirles que se fueran como Steven.

El Primer Doctor llegó al final de su vida tras enfrentarse a los Cybermen de Mondas en Antártica en diciembre de 1986. Se vio obligado a someterse a su primera regeneración al encontrarse agotado debido a su edad avanzada, pero mostró cierto tempor ante el cambio inminente y decidió impedir el proceso, esforzándose en no regenerarse. Dejando atrás a Ben y a Polly, el Doctor se encontró con un extraño en la nieve cerca de su TARDIS y descubrió que este individuo se trataba de una futura encarnación suya que también había llegado a su final y estaba evitando su propia regeneración de forma similar.

Contemplando el tipo de persona en que acabaría por convertirse y asegurado acerca de su futuro, los temores del Doctor acerca de su cambio se desvanecieron y él aceptó su regeneración, despidiéndose de su sucesor y esperando que este también estuviese preparado. El Doctor regresó a la época en que había estado previamente y se desmayó en el suelo de la TARDIS; poco después, fue encontrado por Ben y Polly, quienes lo observaron regenerarse por primera vez y convertirse en un hombre de apariencia más joven.